Las chimeneas de Algarve

Las chimeneas de Algarve

Uno de los paraísos de Portugal se llama Algarve. Magníficas playas, historia, greens de golf con vista al mar, gastronomía y vinos, entre tantas otras riquezas culturales que posee este maravilloso lugar.

Por suerte, el paso del tiempo no ha borrado un patrimonio cultural que sigue guardando secretos que podrá descubrir en sus paseos a la playa. Monumentos, costumbres, rituales religiosos y mercados de artesanos son herencias vivas que pasan de padres a hijos y de lugareño a visitante.

Ver  todo este patrimonio es descubrir el símbolo de la región, fruto de la influencia de cinco siglos de ocupación islámica: las chimeneas de Algarve.

Cilíndricas o prismáticas, cuadradas o rectangulares, simples o elaboradas, en el Algarve no había dos chimeneas iguales, porque los motivos decorativos dependían siempre de los días de construcción y de las posesiones del propietario. Era costumbre entre los maestros albañiles preguntar cuántos días querían de chimenea, para evaluar el valor del trabajo. Cuanto más complicada y difícil fuese su elaboración, más dispendiosa se hacía. El color predominante era el blanco de la cal, pero existen honrosas excepciones, sobretodo en ocres y azules.

 

Más que pura utilidad, las chimeneas tenían un valor ornamental. La chimenea de uso, y también la más simple y funcional, quedaba en la división donde se hacían las comidas, mientras que la chimenea decorada, más pequeña y personificada, ocupaba un lugar destacado en la cocina, donde sólo se recibían visitas.

En términos prácticos, la chimenea era considerada una señal de presencia de personas, un buen indicio del estado del tiempo y el lugar donde se  marcaba la fecha de construcción de la casa.

El interior del Algarve, especialmente Querença, Martinlongo y Monchique, son los lugares donde mejor se pueden contemplar estas seculares chimeneas, símbolos del arte popular, prueba de la pericia del albañil y motivo de orgullo para cualquier propietario.

En lo referente a la gastronomía, sólo se trata de recoger lo mejor del mar y la tierra: caldeiradas de pescado y marisco, cataplanas de almejas, un dulce a base de higos y almendras y vinos de las subregiones DOC Lagos, Portimão, Lagoa y Tavira. Pero no todo es tradicional, Algarve es la región portuguesa con mayor concentración de estrellas Michelin.

Respira el aire de Portugal y su gastronomía en O Galo Portugués.

Recent Posts